Lunes - viernes de 10.00 a 19.00

Cargas CO2

Mostrando todos los resultados (6)

TIPOS DE BOMBONAS DE CO2

Las bombonas de CO2 más comunes y universales son las de 12 gramos. Este tipo de capsulas son compatibles prácticamente con cualquier arma corta de aire comprimido incluso con armas largas. Se utilizan tanto para armas de balines como para armas de airsoft.

La diferencia entre varias marcas de capsulas de CO2 está en la precisión con la que se realiza el rellenado, algo que puede derivar en que algunas marcas ofrezcan un mayor rendimiento que otras.

Compra los cartuchos de CO2 en cantidad consíguelas más baratas. En las cargas a granel, ofrecemos precios más baratos a mayor cantidad, obteniendo así un estupendo precio.

Otro tipo de cargas son las bombonas CO2 de 88gr, que son menos comunes y se suelen utilizar en algunas armas largas. Estas capsulas ofrecen una mayor capacidad y potencia. El tamaño es bastante más grande.

USOS DE LAS BOMBONAS Y CARTUCHOS DE CO2

Las bombonas de CO2 que vendemos en esta categoría son específicas para el uso en armas de aire comprimido, específicamente para pistolas de CO2 de balines y pistolas CO2 de airsoft.

Además, este tipo de consumible se suele utilizar para otros usos fuera del sector de las armas: como inflador para bicicletas, como cargador de sifones para cocina, para grifos de cerveza… Para cada uso, existen diferentes modelos con sus peculiaridades de fabricación pero basándose en lo mismo: una bombona metálica repleta de gas.

BOMBONAS DE CO2 – PRECAUCIONES

A continuación, te indicamos algunos consejos y precauciones que debes tener con tu arma de CO2 para prolongar su vida útil:

  • Nunca dejes el arma con la capsula de CO2 puesta después del uso. Dañará la junta tórica y creará pérdidas de aire.
  • Lubrica habitualmente todas las gomas por las que pase el aire. Para ello, puedes añadir a tu compra un bote de aceite con base siliconada en nuestra categoría de mantenimiento de armas.
  • Cuando retires la bombona y aún le quede presión, retírala realizando pequeñas pausas para que no se congele la junta tórica. Los cambios bruscos de temperatura dañarán las gomas.